¿Qué es la Nutrición?; La dieta, la nutrición, los alimentos y la salud nunca se han discutido tanto en nuestras vidas y en los medios de comunicación como ahora. Hay muchos problemas de salud que se atribuyen a una dieta y una nutrición deficientes.

Por ejemplo, una alimentación incorrecta puede provocar falta de energía, aumento de peso, problemas digestivos y contribuir a la depresión y la ansiedad. Por eso hay una creciente concienciación sobre la nutrición y una demanda de buenos consejos y terapeutas nutricionales cualificados. Nunca ha habido un mejor momento para estudiar nutrición.

En esta publicación de coaching deportivo, descubrirás qué es exactamente la nutrición y en qué consiste.

¿Qué es la Nutrición?

nutrición

Definición de Nutrición

Según el diccionario de Oxford, la nutrición es el proceso de proporcionar u obtener los alimentos necesarios para la salud y el crecimiento.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la nutrición es la ingesta de alimentos teniendo en cuenta las necesidades dietéticas del organismo.

Veamos qué es exactamente la nutrición; La nutrición es el estudio de cómo los alimentos y las bebidas afectan a nuestro cuerpo, con especial atención a los nutrientes esenciales necesarios para mantener la salud humana. Examina los procesos fisiológicos y bioquímicos que intervienen en la alimentación y cómo las sustancias de los alimentos proporcionan energía o se convierten en tejidos corporales.

Estos nutrientes, que son la fuente de energía de nuestro cuerpo, se clasifican en: hidratos de carbono, grasas, fibra, minerales, proteínas, vitaminas y agua. Una buena nutrición significa obtener la cantidad adecuada de nutrientes a partir de alimentos saludables en las combinaciones correctas. Una parte importante del estudio de la nutrición es el estudio de las enfermedades que pueden derivarse de la malnutrición y el papel que desempeña la alimentación en el desarrollo de enfermedades crónicas.

Una mala nutrición puede provocar falta de energía, problemas digestivos, alergias alimentarias, aumento de peso, depresión y ansiedad, así como muchas de las enfermedades crónicas más prevalentes en la actualidad, como las enfermedades coronarias, el cáncer y la ADHA. Tener conocimientos nutricionales y tomar decisiones informadas sobre los alimentos que se consumen puede ayudar a conseguir una salud óptima a lo largo de la vida.

La nutrición también trata de por qué elegimos comer los alimentos que comemos, incluso cuando sabemos que pueden no ser buenos para nosotros, de lo que ocurre a nivel celular y de cómo eso afecta a lo que deseamos y, por lo tanto, establece ciclos alimentarios que son poco saludables o perjudiciales. Los nutricionistas aconsejan a las personas sobre qué comer y cómo modificar su dieta para mantener o recuperar una salud óptima o ayudar a aliviar la mala salud y combatir la enfermedad.

En los medios de comunicación aparecen casi a diario consejos sobre qué comer y qué no comer (y beber) y la mayoría son confusos y contradictorios. La popularidad de los chefs famosos y de las cenas de lujo no ha dejado de crecer, al igual que las modas alimentarias y las dietas de éxito rápido. La comida es un tema que nos interesa a todos (¡y al estómago!) y cada vez más gente se da cuenta de que lo que se come puede afectar a la salud a corto y largo plazo.

La nutrición naturopática trata de descubrir y apoyar la causa de una enfermedad, en lugar de limitarse a tratar los síntomas como suele hacer la medicina convencional. Muchas personas descubren que la mejora de una dieta deficiente para curar un síntoma puede conducir a menudo a otros beneficios para la salud, como el aumento de los niveles de energía, la mejora de la piel y un mejor sueño, entre otros beneficios.

Independientemente de que sigas estudiando para convertirse en nutricionista, los conocimientos que adquieras tendrán un valor incalculable, ya que podrá integrarlos en su vida diaria en beneficio de su propia salud y bienestar.

Nutrientes esenciales para una alimentación saludable

Una alimentación saludable es aquella que proporciona todos los nutrientes esenciales que el cuerpo necesita para funcionar correctamente y mantener una buena salud. Los nutrientes esenciales son aquellos que el organismo no puede producir por sí mismo o no puede producir en cantidad suficiente, por lo que es necesario obtenerlos a través de los alimentos. Estos nutrientes se pueden dividir en seis categorías principales:

  1. Proteínas: Son esenciales para el crecimiento, mantenimiento y reparación de tejidos del cuerpo, así como para la producción de enzimas, hormonas y otras sustancias químicas importantes. Las fuentes de proteínas incluyen carnes, aves, pescado, huevos, lácteos, legumbres, frutos secos y semillas.
  2. Carbohidratos: Son la principal fuente de energía para el cuerpo y son necesarios para el funcionamiento de órganos y sistemas, incluyendo el cerebro y el sistema nervioso. Los carbohidratos se encuentran en alimentos como granos enteros, frutas, verduras, legumbres y productos lácteos.
  3. Grasas: Son esenciales para la absorción de vitaminas liposolubles, la producción de hormonas y la función cerebral. Las grasas saludables incluyen grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que se encuentran en alimentos como aceite de oliva, aguacates, nueces, semillas y pescado graso.
  4. Vitaminas: Son sustancias orgánicas que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades para regular procesos metabólicos y mantener la salud. Algunas vitaminas importantes incluyen vitamina A, vitamina C, vitamina D, vitamina E, vitamina K y las vitaminas del complejo B.
  5. Minerales: Son elementos inorgánicos que el cuerpo necesita en pequeñas cantidades para regular procesos metabólicos y mantener la salud. Algunos minerales importantes incluyen calcio, fósforo, potasio, sodio, cloro, magnesio, hierro, zinc, yodo, selenio, cobre, manganeso y flúor.
  6. Agua: Es un nutriente esencial que el cuerpo necesita para regular la temperatura, eliminar desechos, transportar nutrientes y mantener la función celular adecuada. Es importante mantenerse hidratado bebiendo suficiente agua a lo largo del día.

Para lograr una alimentación saludable, es importante consumir una variedad de alimentos de todos los grupos alimenticios en las proporciones adecuadas. También es aconsejable limitar el consumo de grasas saturadas, sal, azúcares añadidos y alimentos procesados. Consultar con un profesional de la salud o un nutricionista puede ser útil para diseñar un plan de alimentación equilibrado y adaptado a las necesidades individuales.

¿Cuál es la función de la nutrición?

Los procesos que intervienen en la nutrición son:

  • La digestión. El aparato digestivo se encarga de introducir los alimentos en el organismo, y transformarlos en nutrientes sencillos utilizables por las células.
  • La respiración. El aparato respiratorio se encarga de obtener el oxígeno necesario para las células y eliminar el CO2 procedente del metabolismo celular.
  • La circulación. El aparato circulatorio transporta los nutrientes, gases, desechos y otras sustancias, uniendo a todas las células del organismo entre sí.
  • La excreción. El aparato excretor elimina los productos de desecho procedentes del metabolismo celular, transportados por el aparato circulatorio, filtrando la sangre y expulsándolos a través de la orina.

La nutrición refuerza el sistema inmunitario, lo que se traduce en menos enfermedades y, por consiguiente, en una buena salud.

La nutrición sirve para proporcionar a nuestro cuerpo los nutrientes que nos ayudan a satisfacer nuestras necesidades, prevenir las enfermedades relacionadas con la dieta, regular los procesos metabólicos y mantener las estructuras corporales.

Una buena nutrición es esencial para una buena salud. Para ello, necesitamos tener todos los nutrientes necesarios en nuestro cuerpo: agua, vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas y grasas.

¿Cuáles son los tipos de nutrición?

Cuando oímos hablar de tipos de nutrición, podemos pensar en los diferentes tipos de alimentos que existen, pero hay dos tipos de nutrición, que se explican a continuación:

La nutrición autótrofa se refiere al tipo de nutrición que consiguen los seres vivos que producen su propio alimento. Este es el tipo de nutrición que consiguen las plantas. Los seres autótrofos son aquellos que se utilizan a sí mismos para obtener los nutrientes necesarios para su organismo.

La nutrición heterótrofa es el proceso de obtención de nutrientes mediante la ingestión de alimentos. Esta es la nutrición de los animales y de los seres humanos. En el caso de los seres heterótrofos, necesitan de otros organismos para obtener nutrientes.

Para entender mejor la diferencia entre los conceptos anteriores, presentaremos cuatro tipos de nutrición que son los más comunes hoy en día. Hay que tener en cuenta que dentro de cada uno de ellos existen diferentes variaciones.

Veganismo: consiste en no comer ningún alimento procedente de animales.
Vegetarianismo: este tipo de dieta permite la ingesta de alimentos de origen animal, siempre que no hayan sido sacrificados para ello.

Ver-> Curso Cocina Vegana

Dieta/Alimentación deportiva: se trata de una dieta basada en el aumento del rendimiento deportivo y físico.
Dieta/Alimentación saludable: es un tipo de dieta basada en alimentos sanos y naturales.

Ver-> Máster en Nutrición Deportiva

En el caso de la dietética, podemos encontrar infinidad de dietas existentes en la actualidad. En este campo, siempre es importante encontrar el adecuado para cada persona y seguir las instrucciones de un profesional. Estas son algunas de las dietas más conocidas en la actualidad:

  1. Dieta vegana: La dieta vegana es una forma muy estricta de alimentación vegetariana, caracterizada por el consumo de alimentos vegetales únicamente.
  2. Dieta Cetogénica: La dieta cetogénica es una dieta rica en grasas que se ha puesto especialmente de moda en los últimos años. Sin embargo, se utiliza desde hace casi cien años para tratar ciertas enfermedades, entre ellas la epilepsia.
  3. Dieta de desintoxicación: es un tipo de dieta que se basa en desintoxicar el organismo después de las comidas copiosas, con un día a la semana en el que el cuerpo se alimenta sólo de líquidos.
  4. Dieta Flexible: La dieta flexible tiene como objetivo controlar los macronutrientes y las calorías ingeridas, teniendo en cuenta todos los grupos de alimentos, sin restringir ni excluir alimentos.

¿Por qué es tan importante el estudio de la nutrición?

Hay muchas condiciones que surgen de una mala nutrición, algunas bastante obvias serán familiares, por ejemplo Hipoglucemia, obesidad, diabetes y problemas cardiovasculares.

Sin embargo, algunas afecciones derivadas de la escasez de nutrientes son sorprendentes para la mayoría de nosotros, por ejemplo, la esquizofrenia se ha asociado a niveles elevados de cobre y bajos de zinc en el organismo. La artritis reumatoide suele responder positivamente a los cambios en la dieta. Muchas afecciones mentales crónicas, como la depresión, la anorexia y la hiperactividad en los niños, pueden mejorarse con éxito si se aborda el aporte dietético: tanto su calidad (y cantidad) como su calendario.

La mayoría de los médicos alternativos tratan de trabajar la nutrición de forma holística, es decir, el tratamiento no pretende hacer desaparecer el síntoma, sino abordar la causa subyacente, que puede tener sus raíces en un lugar muy diferente al del síntoma. Un ejemplo sencillo sería un dolor de cabeza provocado por una hipoglucemia. Una vez agotadas las posibilidades de las causas musculoesqueléticas derivadas de la presión sobre los nervios, un breve examen del patrón de alimentación del paciente puede revelar que no está comiendo lo suficiente para proporcionar la energía necesaria en el momento adecuado cada día y este «vacío» de energía se está manifestando como un dolor de cabeza.

Es posible tratar una enfermedad y descubrir que el buen trabajo del médico se está deshaciendo a diario debido a una mala alimentación. Gran parte del trabajo de los médicos alternativos está dirigido a fomentar la propia energía curativa natural del cuerpo y esta fuerza vital natural está muy informada y complementada por las funciones de suministro de energía del hígado. Una mala nutrición puede dar lugar a una mala función del hígado y así se perpetúa un ciclo de mala salud.

Por lo tanto, se puede ver que un conocimiento práctico de la nutrición puede complementar otras terapias de muchas maneras, a menudo inesperadas.

Consecuencias de una mala nutrición para la salud

Una mala nutrición puede tener efectos negativos en la salud a corto y largo plazo. Las consecuencias de una dieta inadecuada pueden variar según la duración, la gravedad y los nutrientes específicos que faltan o se consumen en exceso. Algunas consecuencias comunes de una mala nutrición incluyen:

  1. Obesidad y sobrepeso: El consumo excesivo de calorías, grasas saturadas y azúcares añadidos puede contribuir a un aumento de peso no saludable, lo que aumenta el riesgo de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, ciertos tipos de cáncer y enfermedades del hígado.
  2. Desnutrición: La falta de nutrientes esenciales, ya sea por no consumir suficientes calorías o por no obtener suficientes vitaminas y minerales, puede conducir a una desnutrición. La desnutrición puede provocar fatiga, debilidad, deterioro del sistema inmunológico, retraso en el crecimiento y desarrollo en niños, y en casos extremos, incluso la muerte.
  3. Problemas cardiovasculares: Una dieta alta en grasas saturadas, grasas trans, colesterol y sodio puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la arteriosclerosis, la hipertensión arterial, el infarto de miocardio y el accidente cerebrovascular.
  4. Diabetes tipo 2: La mala nutrición y el exceso de peso pueden aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Una dieta alta en azúcares añadidos, grasas saturadas y calorías puede contribuir a la resistencia a la insulina y al deterioro de la función pancreática.
  5. Problemas óseos: La falta de calcio, vitamina D y otros nutrientes importantes para la salud ósea puede aumentar el riesgo de osteoporosis y fracturas en adultos mayores.
  6. Problemas de salud mental: La mala nutrición puede afectar la salud mental, incluyendo el estado de ánimo, el nivel de energía y la función cognitiva. La deficiencia de ciertos nutrientes, como las vitaminas del complejo B, el ácido fólico, el hierro y el zinc, puede aumentar el riesgo de depresión, ansiedad y otros trastornos mentales.
  7. Problemas digestivos: Una dieta baja en fibra puede aumentar el riesgo de estreñimiento, hemorroides y diverticulitis. Además, una dieta alta en grasas y azúcares puede contribuir al desarrollo del síndrome del intestino irritable y otras afecciones gastrointestinales.
  8. Deficiencias de vitaminas y minerales: La falta de ciertas vitaminas y minerales en la dieta puede llevar a deficiencias específicas con síntomas y problemas de salud asociados, como la anemia por deficiencia de hierro, el escorbuto por deficiencia de vitamina C o la pelagra por deficiencia de niacina.

Ver Curso de Entrenador Personal

La nutrición en diferentes etapas de la vida: niñez, adolescencia, adultez y vejez

La nutrición juega un papel crucial en todas las etapas de la vida, ya que nuestras necesidades nutricionales cambian a medida que envejecemos. Es importante adaptar nuestra dieta a estas necesidades para mantener una salud óptima.

  1. Niñez: En esta etapa, el crecimiento y el desarrollo son rápidos, y las necesidades nutricionales son altas. Los niños requieren una dieta equilibrada que incluya proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales en proporciones adecuadas. Algunos nutrientes clave en esta etapa incluyen calcio y vitamina D para el desarrollo óseo, hierro para la producción de glóbulos rojos y ácidos grasos omega-3 para el desarrollo cerebral.
  2. Adolescencia: La adolescencia es otra etapa de rápido crecimiento y desarrollo. Los adolescentes experimentan cambios hormonales y un aumento en la masa ósea y muscular. Las necesidades energéticas y de proteínas son más altas durante esta etapa. Los adolescentes también necesitan más calcio, hierro (especialmente las mujeres jóvenes, debido a la menstruación) y vitaminas del grupo B para apoyar el crecimiento y el desarrollo adecuado.
  3. Adultez: Durante la adultez, las necesidades energéticas disminuyen a medida que el crecimiento se estabiliza. La atención se centra en mantener un peso saludable y prevenir enfermedades crónicas. Los adultos deben consumir una dieta equilibrada y variada, rica en frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables. La ingesta adecuada de fibra, vitaminas y minerales también es esencial para mantener la salud en esta etapa.
  4. Vejez: En la vejez, la actividad física y las necesidades energéticas disminuyen, pero las necesidades de ciertos nutrientes pueden aumentar. La absorción de nutrientes suele ser menos eficiente en los adultos mayores, por lo que es importante centrarse en alimentos ricos en nutrientes. Los adultos mayores pueden necesitar más calcio y vitamina D para mantener la salud ósea, vitamina B12 para la función cognitiva y proteínas para preservar la masa muscular. También es importante mantener una ingesta adecuada de fibra para mantener la salud digestiva y evitar el estreñimiento.

Ver Curso de Monitor de Fitness

Nutrición deportiva: cómo alimentarse adecuadamente para un buen rendimiento

La nutrición deportiva es esencial para optimizar el rendimiento atlético, la recuperación y la salud en general de los atletas. Una alimentación adecuada puede marcar la diferencia en el rendimiento y la resistencia durante el entrenamiento y la competición. Aquí hay algunos principios básicos de nutrición deportiva que pueden ser útiles para los atletas:

  1. Energía: Los atletas requieren un mayor consumo de calorías para satisfacer las demandas energéticas del entrenamiento y la competición. La cantidad de calorías necesarias varía según la edad, el sexo, el peso, el tipo de deporte y la intensidad del entrenamiento. Es importante consumir suficientes calorías para evitar la fatiga y mantener la masa muscular.
  2. Carbohidratos: Los carbohidratos son la principal fuente de energía para los atletas, especialmente durante actividades de alta intensidad y resistencia. Es crucial consumir carbohidratos de calidad, como granos enteros, frutas, verduras y legumbres, antes y después del entrenamiento para mantener los niveles de energía y reponer las reservas de glucógeno.
  3. Proteínas: Las proteínas son esenciales para la reparación y el crecimiento del tejido muscular. Los atletas necesitan más proteínas que los no atletas para apoyar la síntesis de proteínas y prevenir la degradación muscular. Las fuentes de proteínas de alta calidad incluyen carnes magras, pescado, huevos, lácteos, legumbres, frutos secos y semillas.
  4. Grasas: Las grasas son una fuente importante de energía, especialmente para actividades de baja intensidad y larga duración. Los atletas deben consumir grasas saludables, como las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, que se encuentran en alimentos como el aceite de oliva, los aguacates, los frutos secos y el pescado graso.
  5. Hidratación: Mantener una hidratación adecuada es fundamental para el rendimiento deportivo y la prevención de lesiones. Los atletas deben beber agua antes, durante y después del ejercicio para compensar las pérdidas de líquidos por el sudor. En actividades de más de una hora de duración o en condiciones de calor extremo, las bebidas deportivas con electrolitos pueden ser útiles para reemplazar los minerales perdidos.
  6. Vitaminas y minerales: Los atletas requieren una ingesta adecuada de vitaminas y minerales para mantener la salud y el rendimiento óptimos. Algunos minerales importantes para los atletas incluyen el hierro, el calcio, el magnesio, el sodio y el potasio. Consumir una dieta variada y rica en frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras generalmente proporciona las cantidades necesarias de vitaminas y minerales.
  7. Tiempo de las comidas: El momento adecuado de las comidas y los refrigerios es crucial para optimizar la energía y la recuperación. Los atletas deben consumir una comida equilibrada rica en carbohidratos y proteínas de 2 a 4 horas antes del ejercicio y un refrigerio rico en carbohidratos de 30 minutos.

Ver Qué no hacer en el GYM

Vídeo: ¿Qué es la nutrición?

¿Quieres estudiar coaching deportivo?.- Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en el entrenamiento deportivo, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa ser un coach profesional, estudiar un curso o Máster especializado es lo más indicado. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «¿Qué es la Nutrición?», te animamos a estudiar un curso de coaching deportivo online! ¡Dale al Like y comparte, los futuros reclutadores contrastarán que sigues contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio/Portfolio/Diccionario Deportivo/¿Qué es la Nutrición?: En Busca de una Alimentación Saludable