Descripción del proyecto

El Sueño para Bajar de Peso; El sueño tiene el potencial de ayudar a perder peso, pero no sirve cualquier tipo de sueño sin mas. Es importante obtener una cantidad adecuada de sueño profundo cada noche, ya que es el más reparador, proporcionando beneficios de recuperación mental y física, lo que apoya el viaje de pérdida de peso.

El Sueño para Bajar de Peso

El Sueño para Bajar de Peso

La mayoría de las investigaciones indican que menos de 7 horas de sueño se correlacionan con más peso, aumento de peso, riesgo de enfermedades, cáncer y dificultades para perder peso. Otras investigaciones sugieren que 6,5 horas es un punto óptimo y que todo lo que sea más aumenta la inflamación, la depresión y las tasas de mortalidad. Muchos expertos creen que un rango de seis a ocho horas o de siete a nueve horas es ideal para la mayoría de las personas.

La cantidad correcta de sueño para bajar kilos depende de la fisiología única de cada individuo. Si se elimina la base del sueño, o se debilita un poco, la alimentación cuidadosa o el ejercicio físico se vuelven menos eficaces.

He aquí algunos consejos importantes para mejorar el sueño que puede transmitir a sus clientes como coach deportivo.

¿Cómo influye el sueño en la pérdida de peso?

El sueño es la base necesaria para apoyar el ejercicio y los hábitos alimentarios saludables. Cuando las personas no duermen lo suficiente, puede resultar más difícil controlar el comportamiento y las inhibiciones. Es más probable que busquen el placer en los alimentos y que sustituyan las actividades relacionadas con el ejercicio por aquellas que ofrecen una recompensa “rápida”, como navegar por Internet o ver la televisión.

La falta de sueño refuerza el deseo de obtener recompensas, lo que suele conducir a una alimentación poco saludable. En concreto, la leptina (que disminuye el hambre), la grelina (que aumenta el hambre) y los endocannabinoides (que se relacionan con las ansias de picar) son hormonas que regulan el apetito. Cuando el volumen de sueño es bajo, estas hormonas estimulan el deseo de comer alimentos ricos en carbohidratos.

Sin dormir lo suficiente, el cuerpo se encuentra esencialmente en un estado de coacción, lo que puede llevar a comer más calorías para hacer frente a la “amenaza” que percibe. Además, cuanto más tiempo se pasa despierto, más tiempo hay para consumir aperitivos.

Otra hormona, el cortisol, idealmente se dispara por la mañana, proporcionando energía para el día, y se reduce por la noche, favoreciendo el sueño. Cuando los hábitos de sueño son deficientes y el estrés es alto, los niveles de cortisol se mantienen elevados, lo que puede inhibir la pérdida de peso y perturbar el sueño. El resultado es un ciclo de estrés e interrupción del sueño. El estrés afecta al sueño y el sueño afecta al estrés, lo que, una vez más, dificulta la aplicación incluso del programa mejor diseñado para la pérdida de peso.

Dormir lo suficiente y levantarse a una hora constante cada día ayuda a las hormonas a regular el apetito y la elección de alimentos. Anime a sus clientes a dar pequeños pasos hacia un mejor sueño y sea amable consigo mismo. En otras palabras, no dejes que el estrés por no dormir lo suficiente añada más estrés. No necesitan (y probablemente no puedan) arreglar sus hábitos de sueño de la noche a la mañana. Progrese lentamente.

¿Cómo encontrar el punto óptimo de sueño?

Sus clientes pueden utilizar el sueño para ayudarles a perder peso levantándose a 30 minutos de la misma hora todos los días y metiéndose en la cama con las luces apagadas a la misma hora cada noche. Anímelos a experimentar con ocho horas de sueño por noche, más o menos 15 minutos, hasta que encuentren la cantidad de sueño que realmente necesitan. Todos necesitamos regularnos el sueño para bajar de peso.

Recuerde a sus clientes que deben ser sinceros sobre la cantidad de sueño ideal para ellos. Muchas personas creen que pueden arreglárselas con pocas horas de sueño, cuando en realidad no pueden.

Cuando las personas tienen una cantidad adecuada de sueño de calidad por noche, es más probable que tengan la energía para hacer ejercicio y la motivación para tomar decisiones que se alineen con sus objetivos.

Si sus clientes tienen problemas para conciliar el sueño o mantenerse dormidos, anímelos a probar las siguientes tácticas:

  1. Dé prioridad a las actividades nocturnas relajantes y sin estrés que le ayuden a relajarse para descansar.
  2. Evite las actividades nocturnas estimulantes hasta que adquiera un ritmo de sueño.
  3. Evite los aparatos electrónicos y la exposición a la luz del espectro azul una hora antes de acostarse.
  4. Reduzca o, idealmente, elimine el alcohol y la cafeína.
  5. Intente terminar la cena dos o tres horas antes de acostarse.

A menudo damos por sentado el sueño porque parece que “simplemente ocurre” y parece que nos las apañamos sin conseguirlo. Sin embargo, las investigaciones sugieren que la productividad aumenta, los accidentes de tráfico disminuyen, la salud mental mejora y el riesgo de enfermedades se reduce cuando dormimos la cantidad ideal. Inste a sus clientes a que se comprometan a aumentar la regularidad del sueño, y no sólo dormirán mejor, sino que tendrán más probabilidades de alcanzar sus objetivos de pérdida de peso con mayor facilidad.

¿Dónde Estudiar Coaching Deportivo Online?

Si te ha gustado la publicación “El Sueño para Bajar de Peso“, te animamos a estudiar coaching deportivo online!